Tonica INDI

En el valle del Guadalquivir desde épocas remotas se utilizaron distintas plantas como el tomillo, el romero, hierbabuena, lavanda, sus famosos cítricos … para su uso medicinal, culinario, … que se sometían a distintos procesos de trituración, desecación, maceración y destilación.

 

En el s. XVI en las Indias Occidentales se descubren nuevas plantas y sus diversos usos, como el quino y sus beneficios para la malaria, así como la vainilla, el achiote, … Estas plantas llegaban a la Casa de Contratación de Sevilla como puerto de entrada de todas las mercancías, y a partir del s. XVIII a Cádiz.

De esta forma, al antiguo conocimiento de las plantas mediterráneas se sumó el de las procedentes del nuevo continente, donde en las tradicionales destilerías y boticas de la zona se consigue múltiples usos y combinaciones. En el Archivo Municipal de Sevilla aparecen distintas Haciendas donde se destilaban distintas plantas botánicas.

En el Archivo de la Diputación provincial de Sevilla, constan documentos donde se enumeran los distintos herramientas tradicionalmente utilizadas, "cedazos, tamices, coladores y estamentas o xerga, prensas, alquitaras, anafres, treveres, baños de agua, papel quebrado, morteros, valdreses, …." así como, las distintas actividades "moler, destilar, colar, cocer, trocear, exprimir, macerar, triturar, ...".

Posteriormente algunas de estas plantas, así como su utilización, trascendieron al resto Europa, y desde aquí llegaron a las Indias Orientales para su cultivo y utilización a través de las Compañías de Indias. De esta forma llega el quino, y su utilización en el agua tónica.

Casalbor aunando este conocimiento tradicional de diferentes plantas mediterráneas y orientales, así como el de los distintos sistemas de extracción natural de aromas y sabores, desarrolla bebidas basadas en la selección de las mejores plantas en los países de origen, utilizando procesos totalmente artesanos de maceración, fermentación, destilación, ... en instalaciones tradicionales.

Casalbor utiliza distintos elementos botánicos en sus países de origen y en perfecto estado de conservación, algunos de ellos desecados para que mantengan sus características esenciales una vez eliminada la humedad que podría alterarlos. Así, utilizamos piel de naranja de Sevilla, kewra de la India, yuzu japonés, kalamansi de Filipinas, ...

Además, se seleccionan los mejores zumos de limón, de lima, … así como, el azúcar blanca y de caña.

Previa selección de todos los elementos botánicos, se inicia un proceso artesanal, en el cual distintas plantas permanecen en maceración durante varias semanas, y se les extraen sus componentes solubles. Tras la maceración comienza una destilación, con baja temperatura, en alambiques calentados por agua, donde obtenemos los elementos volátiles, consiguiendo aceites esenciales con todos los aromas y sabores originarios sin alterar su naturaleza. Finalizados los anteriores procesos, los resultados de estos se combinan con zumos naturales, azúcar blanca y de caña, y agua purificada, resultando un producto totalmente natural y equilibrado.

2018  Casanova Selección